Nutrición verde

El avance de la medicina en todos los ordenes, la mejora en las condiciones sanitarias, el avance en la producción, conservación y calidad de los alimentos, el acceso a fuentes de energía y otros aspectos más permitieron el crecimiento vegetativo sostenido de la población pero a costa de que flora y fauna nativas vayan desapareciendo rompiendo un equilibrio vital.
Más personas que viven más y expandiéndose por doquier.
Este aumento exponencial de la población mundial trae aparejada una demanda proporcional de recursos naturales, bienes y servicios. Algunos artificialmente exacerbados por intereses comerciales y falta de cultura cívica. Sin embargo, existen límites naturales y de los otros.

El Cambio climático o Calentamiento global son algunas de las denominaciones que exponen dramáticamente las consecuencias ya visibles sobre el planeta y sus habitantes. En esta era de las comunicaciones globales y redes sociales nadie puede poner como excusa que no estaba informado. Tampoco que no puede hacer nada.

La decisión individual de mejorar nuestra alimentación reduciendo los nutrientes que nos perjudican y aumentando los necesarios o beneficiosos está en el camino correcto. Pero también existen responsabilidades colectivas que debemos atender pues la forma en cómo nos nutrimos afecta al entorno.

Para atenuar o postergar el desastre ambiental, nuestros hábitos de consumo se deberían modificar en muchos aspectos.
¿Qué podemos cambiar al alimentarnos?

AL ELEGIR

-Comprar los productos que son producidos localmente (en su zona) para evitar el transporte innecesario
-Consumir alimentos orgánicos ya que en su producción se contamina menos
-Reducir en lo posible el consumo de carne. Aumentar frutas y vegetales
-Reducir el consumo de productos de especies protegidas o en peligro de extinción
-Disminuir el consumo de alimentos pre-congelados
-Reducir el consumo de comidas preparadas y también, su envío a domicilio en vehículos motorizados
-Bajar el consumo de sopas, jugos, salsas y aderezos envasados.
-Reducir el consumo de alimentos o bebidas en envases plásticos o descartables. Privilegiar los envases de vidrio
-Reducir en lo posible el uso de infusiones en saquitos. Usar Hebras evita el consumo de papel y envases.
-Si es posible, reducir el consumo de agua envasada. Usar agua corriente potable o segura hervida previamente
-Reemplazar las bolsas plásticas desechables que utilizan los comercios por permanentes
-Adherir al Comercio Justo y rechazar los productos de las empresas que practiquen ‘greenwashing’ (simulación)

AL PREPARAR

-Descongelar previamente los alimentos (mediante la temperatura ambiente) antes de calentar o cocinar
-Reducir al mínimo el uso de madera, carbón u otros combustibles fósiles líquidos para cocinar o calentar alimentos
-Reducir o evitar el uso de tostadoras, procesadoras, licuadoras, hornos eléctricos. Si es posible, privilegiar el gas o microondas
-Al calentar agua o alimentos, usar las hornallas con la llama mínima o mediana para que no sobresalga del recipiente
-Al cocinar, tapar los recipientes para lograr una mayor concentración del calor
-Luego de hervir agua, guardar el remanente en un envase térmico para su uso posterior sin necesidad de recalentar
-Revisar el correcto cierre del Horno para evitar pérdidas de calor
-Aprovechar el calor remanente del Horno o el agua hirviente apagando antes de la cocción del alimento
-Usar menos el Horno o usar a temperaturas menores
-Al cocinar con el Horno, aprovechar para cocinar más de una preparación
-Guardar el líquido o jugo resultante de una cocción para un uso posterior
-Reducir el consumo de pequeñas piezas de madera como fósforos, pinchos, palillos, etc
-Alentar el uso de energías renovables (solar o eólica) para la preparación de alimentos y bebidas

AL CONSUMIR

-Reducir el uso de servilletas y paños de papel
-Consumir menos envases, cubiertos, vasos y platos descartables
-No almacenar alimentos calientes en la Heladera/Congeladora/Nevera. Esperar que antes alcancen la temperatura ambiente
-Bajar el uso de hielo para las bebidas (cubitos…)

AL DESECHAR

-Lavar la vajilla en lo posible con detergentes biodegradables y reducir el consumo de agua
-Separar la basura por tipo para mejorar su aprovechamiento
-Reciclar la basura y/o comprar objetos reciclados
-Comprar productos que usen menos envase para generar menos basura
-Si es posible, practicar compostaje o lombricultura con los residuos orgánicos

Conclusión:

El objetivo de practicar alguna de estas acciones es disminuir la emisión directa o indirecta (huella de carbono) de dióxido de carbono (CO2), metano y otros gases que aumentan el ‘efecto invernadero’. También reducir el consumo de agua potable y evitar la extinción de especies en peligro.
Muchos pensarán que este esfuerzo es como una gota en el océano, imperceptible.
Sin embargo, imaginen si cada acción la multiplicamos por millones de consumidores durante generaciones.

Claves:
uso racional de recursos,cambio climático,energías renovables,calentamiento global,ahorro energético,combustibles fósiles,energía solar,energía eólica, GEI,Al Gore,RSE,Greenwashing,comercio justo, REDD, green nutrition

Ver más»

Acerca de Alimensuras
Análisis nutricional comparado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: